el Viento y el Dragón


El dragón se elevó imponente sobre las nubes. Se detuvo un instante y lanzó un gruñido que estremeció las montañas kilómetros a sus pies. Ese alarido atrajo a la Dama del Viento: “¿por qué gritas de esa manera?”, le preguntó, a lo cual el Dragón blanco respondió: “Porque soy el Dragón más poderoso, dueño de los cielos... Y nadie puede impedirme que haga lo que se me plazca”. Y así nuevamente lanzó por sus fauces un fuerte sonido desafiando a la bella Dama. Ella, entre la lástima y la compasión que le inspiraba aquella criatura, tomó una decisión, le dijo: “Lamento hacerte esto, pero he de darte una lección” y detuvo la brisa que sostenía al inmenso Dragón, que cayó velozmente a la tierra, batiendo sus alas furiosamente sin que éstas le sirvieran de nada... El viento le había dado la espalda.

el Viento y el Dragón

31.1.17

El lado oscuro de la Luna

No sé si alguien leerá estas palabras o las escribo en vano. Pero de vez en cuando me surge una necesidad imparable de poder sacar afuera todo este ahogo de emociones encontradas. Porque los recuerdos me rehuyen, me dejan sola en esta vida de la que no me siento del todo propietaria, me abandonan a mi suerte y me hacen perder en la búsqueda de mi esencia más pura.
Cuesta innumerables noches, charlas, sucesos darme cuenta de que no me he convertido en una autómata, que solo hace las cosas por inercia pura. Trato constantemente de recordarme que todo lo que me sucede es un lección, hay una moraleja en esta historia que le dará sentido a tanta confusión.
Y es en días como hoy, en que siento que las horas pasaron sin más, por más actividades que haya realizado, en que necesito poder escribir, desahogar esta sensación de espera e incertidumbre en un lugar seguro, un puerto en medio del mar como puede ser este espacio de escritos, donde mi personalidad, la parte más genuina de ella se presenta, sale del lado oculto en sombras de la Luna que es mi día a día y se deja ver, pura y brillante, real y sincera. Aquí, en ese sitio remoto de Internet, mi nombre se torna claro y cristalino como el agua virgen... Es por eso que dejo ser a mis dedos para que compongan mis pensamientos, los vuelquen en el teclado y que sea lo que deba ser.

20.10.16

No hay luz sin oscuridad

‒¿Por que lloras? 

‒Porque tengo miedo... 

‒¿Miedo? ¿A qué? 

‒¡A la oscuridad! No veo nada y tengo miedo. 

‒¿Por qué le temes a la oscuridad, Jaki? 

‒Porque no veo, no sé dónde estoy ni sé que hay a mí alrededor. 

‒Pero ya has pasado por eso, ¿recuerdas?. Has estado en el centro mismo del caos, y el caos es oscuridad, vacío, luz y todo al mismo tiempo. Y sobreviviste. Dime, qué debería darte más miedo: ¿el caos o a la oscuridad?. 

‒No lo sé, en el caos, al menos, sabía que no había donde ir, era consciente de lo que ocurría... En cambio, en la oscuridad... 

‒En la oscuridad también eres consciente de lo que ocurre, sólo que no estás mirando adecuadamente... 

‒¿¡Y cómo voy a ver si no hay luz, Luna!? 

‒Utilizas tu luz interior. Todos los seres vivos tienen una luz interna, algunos más luminosas que otros... Pero al fin y al cabo está allí. En la oscuridad, hasta la llama más débil puede resultar un faro en medio de un mar en tormenta, recuérdalo siempre. Y créeme, muchacha, que tu luz brilla mucho más de lo que tú misma piensas.

17.11.15

Un grito ahogado en el rugido del viento

Me siento tan impotente, atrapada en esta vida. Quisiera recuperar mi fuerza, volver a ser invencible. Quisiera poder volar alto, más allá de este mundo, por lugares lejanos y familiares a la vez. Quisiera poder descargar toda mi ira y mi pena en un grito feroz, en un golpe contra el suelo que haga temblar el piso por kilómetros alrededor. Quisiera poder sentirme otra vez yo misma, la guerrera, la luchadora, la que no dejaría que nada ni nadie la pase por encima.

Quisiera poder volver a ser yo, mejorarme desde mi propio ser y no en este sitio invadido por mi alma solitaria.

Quisiera tener algo o alguien que me recuerde que soy yo, que no me he perdido aún.

10.10.14

Capitulo VIII (Parte 2)

-¿Qué haremos ahora?- El silencio reinó en la estancia. Afuera un viento hacía susurrar las ramas de los árboles.
-No hay nada que hacer, Esteban. Debemos proteger a Jakiru como dé lugar, no podemos ahora encarar una batalla que ponga en peligro su vida. Si nos dedicamos a pelear, todos correremos riesgo, porque habilitaremos la batalla en cada rincón del universo. Hasta ahora hemos contenido varias células con la amenaza de...
-¿¡Qué amenaza!? Somos lo suficientemente fuertes para...
-¿¡FUERTES!? Acaban de arrasar la luna terrestre frente a nuestras narices, ¡Nojami e Ismael murieron! ¿¡y me díces que somos fuertes!? Esteban, estamos fraccionados, hay cientos de heridos todos los días en distintas partes del universo. Necesitamos recuperar fuerzas y establecer una estrategia clara antes de seguir luchando, sino todo lo que habremos hecho será en vano...- Luna miró fijamente al guerrero. A Esteban no le gustaba dar el brazo a torcer, pero debió reconocer que la pantera negra tenía razón.- Ahora nuestra máxima prioridad es que Jakiru esté segura y a salvo, debe alcanzar la edad suficiente para comenzar a entrenar, entonces, la balanza volverá a equilibrarse.
-¿Y qué tiene pensado Cielo con esto, Luna?...
-Cielo aún no ha tomado una determinación.- Ambos miraron a Artemis que acababa de entrar a la habitación iluminada por el fuego de la chimenea, el tigre blanco continuó:- Aún no sabemos qué sitio sería el más seguro, como comprobamos hoy, el enemigo ha infiltrado espías sin que nos diéramos cuenta. Quizás hoy en día, el lugar más seguro no sea, quizás, el primero que nos surja en la mente...
-¿A qué te refieres, Artemis?- El guerrero no entendía a donde quería llegar el felino blanco, pero antes de continuar, otra voz irrumpió en la estancia...
-A que, probablemente, necesitemos ocultar a Jakiru en un lugar donde no sepan siquiera que existimos, un lugar donde nadie considere que una pequeña guerrera kahina sería oculta... Un lugar que muchos considerarían primitivo, inclusive...
-Cielo, ¿no estarás pensando en...?
-Si, mi querida Luna. Lo he meditado y he llegado a la conclusión que Jakiru deberá permanecer oculta en la Tierra. Es el único sitio en que podremos entrenarla sin que nadie lo sepa.
La habitación quedó en silencio, mientras el aire vibraba al son de las chispas del fuego.

4.2.14

Capitulo VIII (Parte 1)

Esteban miraba a la niña que tenía entre los brazos mientras las tropas se aseguraban de que Nagast estuviera vencido, y remolcaban su cadáver hacia el acantilado, para su sepulcro. La pequeña Jakiru no dejaba de llorar, como si se diera cuenta que había perdido lo más valioso que tenía: su familia. Esteban intentó calmarla hamacándola en sus brazos y hablándole suave, inclusive cantándole, pero nada funcionaba. Decidió dejar que la niña se descargue y emprendió la vuelta al castillo en ruinas, donde los soldados mantenían un portal que llevaba directo al campamento de Dione.
Esperaba encontrar a Cielo en la puerta del castillo, pero ni siquiera Annie salió a su encuentro. Jakiru se había quedado sin fuerzas de tanto llorar y ahora se encontraba dormida, para alegría del Guerrero que ya no sabía que más hacer para calmar a la bebé. Comenzó a caminar hacia la sala principal cuando algo extraño en la fuente le llamó la atención: el gran dragón de la fuente no estaba. Desenvainó su espada mientras pasaba de brazo a Jakiru, temiendo otra emboscada, pero los llantos y murmullos que venían de uno de los jardines exteriores le llamaron su atención. Se dirigió hacia el Este y salió por una de las puertas laterales del jardín principal.
No se hubiera imaginado nunca el rito con el que se encontró. Allí se encontraban todos los habitantes del castillo, Annie en primera fila, vestidos de blanco y arrodillados en el suelo formando un círculo alrededor de una gran tarima. En el centro de la misma se encontraban los cuerpos de Ismael y Nojami, inertes por su muerte. Cielo se encontraba en el borde de la tarima y junto a ella el Dragón blanco de la fuente. Al verlo, la Dama le hizo un gesto de que se acercara. Al llegar junto a la tarima, Cielo le hizo señas de que le pase a Jakiru, que aún dormía.
-Mi pequeña, no es justo que tus padres nos hayan abandonado tan pronto.- Cielo le hablaba a la niña dormida con dulzura- Lamento no haber estado a tiempo de vuelta, lamento no haberlos protegido y que así hubieras disfrutado un poco más de ellos. Lamento atarte a una vida que será de entrega absoluta, pero el Destino así quiso que sucediera y las líneas están cantando de pena por sus propias decisiones. Ahora duermes, pero sé que me escucharás en sueños, así que sueña con tus padres, que ahora dejarán este mundo en cuerpo como lo han dejado en espíritu. Arderán para que sus cenizas alimenten los suelos en el ciclo inevitable de la vida. Sueña con el amor que te profesaron y te profesaran desde las estrellas en forma de ceniza espacial. Porque su luz brilla con intensidad en aquella estrella que ves al Este, siempre al Este. Y desde ella te cuidarán.- Cielo devolvió a Jakiru a los brazos de Esteban y le indicó a éste que se alejara un poco. Luego hizo señas al Dragón e invocó: -Lo que ha vivido, vuelve a vivir, en una trasmutación constante más allá de lo que llamamos muerte. Oh, gran Dragón del Viento, padrino de Dione, te pido que liberes tu fuego sagrado y transformes la carne en cenizas, para que se fundan con tu suelo, para que vuelen con el viento y se transformen en estrellas. Por favor, libera de las cadenas carnales a las almas que abandonaron nuestro mundo y ahora nos cuidan desde otro mucho más lejano. Permíteles vivir más allá de esta vida. Fen Inov.
Y de las fauces del Dragón un fuego azul se extendió directo sobre los cuerpos de Nojami e Ismael, mientras sus amigos, conocidos y familiares los veían. Haciéndolos arder hasta que sus cenizas desaparecieron en el viento.